Zech Umwelt GmbH Zech Umwelt GmbH Zech Umwelt GmbH

Buscar contacto:

Projektmanagement

Anlagen und Verfahren zur Bodenreinigung

Sistemas y procesos para la descontaminacion del aire y suelo-aire.

Sistemas y procesos para la purificatión del agua

Tratamiento de suelos TERRAFERM®

Rehabilitación biológica de suelos y utilización de residuos orgánicos y minerales

Descripción del proceso: El sistema biológico TERRAFERM®-Biosystem ERDE capacita a los microorganismos que se encuentran en el suelo para descomponer los compuestos orgánicos que actúan en los suelos en forma de agentes contaminantes. Este proceso TERRAFERM® ya fue lanzado al mercado por nuestros expertos en los años 80 con el fin de rehabilitar los suelos contaminados con hidrocarburos derivados del petróleo. Tras su contínuo desarrollo, este proceso se presta hoy en día perfectamente para tratar otros tipos de residuos orgánicos y minerales. El proceso ha sido dimensionado para mantener a un nivel óptimo todos los parámetros de proceso que son decisivos para la actividad de los microorganismos encargados de la degradación de agentes contaminantes. Este proceso puede ser aplicado de forma individual o en combinación con el proceso de lavado de suelos TERRALAVAR® y los procesos térmicos de tratamiento de suelos. El proceso TERRAFERM® es aplicado en instalaciones móviles e estacionarias.

Compuestos biodegradables Los siguientes agentes contaminantes pueden ser degradados por medio de procesos de rehabilitación microbiológica:

  • Hidrocarburos derivados del petróleo
  • Hidrocarburos aromáticos (benceno, toluol, fenol)
  • Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP)
Hidrocarburos derivados del petróleo e hidrocarburos aromáticos tal como benceno y toluol son principalmente componentes de los productos de petróleo y aparecen, por lo tanto, como contaminaciones en instalaciones petroleras. En cuanto a cantidades almacenadas, transportadas y transbordadas, los hidrocarburos derivados del petróleo son, sin duda alguna, el grupo con más relevancia. Fenoles y HAP se encuentran sobre todo en suelos sobre los que se operaban coquerías y fábricas de gas, o allí donde se utilizaba el carbón en el sentido amplio de la palabra. Estos dos grupos de sustancias también tienen una alta relevancia medioambiental debido a que anteriormente cualquier ciudad que llegaba a un determinado tamaño disponía de una fábrica de gas.

Análisis preliminares: Para poder garantizar el éxito del tratamiento biológico de los suelos y de otro tipo de residuos y residuos orgánicos, se requiere un control eficaz de los procesos complejos de transformación de sustancias. En una primera etapa se analizan las sustancias para determinar sus características específicas y sus parámetros relevantes para el proceso. Los resultados obtenidos y los valores límites indicados en los permisos de explotación de las distintas instalaciones – certificadas según la ley federal de control de emisiones (BImSchG) – deciden sobre la posibilidad de recepción de estos residuos. Basándose en un análisis preliminar de biodegradabilidad de los agentes contaminantes, se identifican los parámetros de proceso necesarios para la biodegradación de los agentes contaminantes.

Proceso:Una vez suministrados a la planta, los suelos y/o residuos de grandes tamaños son fraccionados eliminando todas las sustanicas interferentes. Sustratos orgánicos (p. ej. corteza de árbol desmenuzada, paja, material del podaje de matorrales), especialmente adaptados a la estructura de los residuos, son añadidos al material para mejorar las condiciones de degradabilidad. En el caso dado, se añaden sustancias nutritivas adicionales para crear una relación equilibrada de carbono-nitrógeno-fósforo y para garantizar la rápida y completa degradación de los contaminantes orgánicos. En parte, este tratamiento es efectuado en una instalación cerrada con dispositivo de tratamiento de aire de escape en caso de agentes contaminantes volátiles o sustancias de olores intensivos. Aplicando técnicas y procesos de tratamiento apropiados (utilización de un dispositivo mezclador-amasador-fraccionador “tipo topo” y de sustratos adecuados en cantidades apropiadas con ritmo óptimo para voltear los almiares), se pueden ajustar eficazmente las condiciones necesarias para la degradación microbiana de los contaminantes, p. ej. grado de humedad del material, estructura y alimentación de sustacias nutritivas.

Los parámetros relavantes del proceso (p. ej. actividad microbiana, contenido actual en contaminantes) son controlados continuamente durante el proceso de tratamiento/ rehabilitación microbiano. Una vez alcanzado el valor de referencia del proceso de rehabilitación, el proceso biológico de tratamiento/purificación ha finalizado. El éxito de este tratamiento será documentado por un muestreo representativo y un control analítico efectuado por un laboratorio externo incluyendo la autorización del lote por un perito. La evaluación y la reutilización de los suelos rehabilitados se efectúa basándose en las exigencias pertinentes en cuanto a la utilización de residuos / residuos minerales. Otros productos provenientes del tratamiento biológico serán analizados y utilizados de acuerdo con los reglamentos técnicos específicos (p. ej. sello de calidad RAL de la asociación federal de compostaje).

Reutilización:La evaluación y la autorización para la reutilización de los suelos descontaminados se efectúa basándose en las exigencias vigentes en cuanto a la utilización de residuos / residuos minerales. Otros productos provenientes del tratamiento biológico serán analizados y utilizados de acuerdo con los reglamentos técnicos específicos (p. ej. sello de calidad RAL de la asociación federal de compostaje). El objetivo del tratamiento de los suelos y residuos es el obtener productos que cumplan con las normas de una economía de reciclado. La calidad de los productos se define por el tipo, el origen y las características del material de base, pero también por las exigencias del mercado en cuanto a los suelos y substratos a reutilizar. La rehabilitación biológica reestablece la multifuncionalidad del suelo. Con ello se despliegan muchas posibilidades de utilización de los suelos tratados, p. ej. en la arquitectura paisajista (construcción de barreras acústicas) o en medidas de recultivación. Hasta el año 2008, se trataron y rehabilitaron biológicamente un total de 8,8 millones de toneladas de suelos contaminados y residuos orgánicos por medio del proceso TERRAFERM®, para luego ser reutilizados.



Funcionamiento del proceso de tratamiento de suelos TERRAFERM®

Prinzip TERRAFERM Bodenreinigung



Descargar nuestra información como un documento PDF